Tener una piscina en casa es el sueño de muchas personas y, la verdad, es que una gran cantidad de ellas consiguen hacer ese sueño realidad. Sin embargo, cualquier piscina privada que tengamos requiere de un mantenimiento y una serie de reparaciones que pueden surgir con el paso de los años y el uso de la instalación.

Uno de los problemas más comunes que suelen surgir cuando llevamos ya unos cuantos años con una piscina son las fugas. Y si es la primera vez que nos enfrentamos a una reparación de este tipo, lo más normal es que nos surjan un montón de dudas. Las fugas, además, son averías que debemos intentar reparar lo más rápido posible para así evitar más gastos.

Por este motivo, en el post de hoy queremos contaros de manera sencilla cuáles son los pasos que debéis dar si encontráis una fuga de agua en vuestra piscina, para que podáis solucionarlo cuanto antes.

Localiza la fuga

Lo primero que debemos hacer será asegurarnos en qué parte de la piscina se encuentra la fuga. Hay que pensar que las fugas suelen darse cerca de las tuberías, en la parte que conecta con la depuradora o en las zonas de la bomba y el filtro.

Si tenemos suerte y el agua sale al exterior por alguna parte del césped o el suelo, podremos hacernos una mejor idea de por donde está la avería.

Valorar la gravedad de la avería

El segundo paso para solucionar la fuga será valorar cuál es la magnitud de la avería. Si podemos acceder a la parte por donde se produce la pérdida de agua y se trata de un problema leve quizás podamos arreglarla nosotros mismos.

En cambio, si la fuga está en un lugar de difícil acceso o parece ser algo más grave, debemos acudir siempre a los servicios de un profesional o empresa especializada en la reparación de piscinas.
¿Qué opciones tenemos para arreglar la fuga nosotros mismos?
Para intentar poner una solución nosotros mismos, aunque sea de manera temporal, lo primero que debemos hacer es conseguir herramientas y algunos materiales para sellar la fuga.

Está será una solución perfecta para averías leves, con la que podremos ganar un poco de tiempo hasta que podamos contratar los servicios de un profesional.
Parches
Son una solución muy barata y sencilla de aplicar. En muchas tiendas podréis encontrar parches de uso especial para fugas en piscinas que, sin duda, os arreglarán el problema rápidamente.

Pastas selladoras y siliconas

Si por ejemplo nos encontramos con una grieta en cubierta de la piscina, una buena opción para repararla nosotros mismos será utilizar pasta selladora. Podremos reparar la avería sin mucha dificultad y con buenos resultados a medio y largo plazo.

Por otra parte, si tenemos que arreglar alguna tubería o cualquier otra parte de la fontanería de la piscina también podemos utilizar silicona especial para piscinas. En este caso, sólo debemos asegurarnos de comprar la silicona adecuada para el problema que tenga nuestra piscina.

Si después de haber aplicado todos estos consejos seguimos viendo que la avería persiste o que vuelve a fallar alguna parte de la fontanería, el mejor consejo siempre es acudir cuanto antes a una empresa de reformas (esta que os ponemos es de reformas en Valencia) especialista que ponga remedio de forma definitiva al problema.

Aún así, esperamos haberos dado algunos trucos sencillos pero eficaces que os ayuden, por lo menos, a conseguir una solución temporal para la avería y a tener vuestra piscina a punto en cualquier momento. De todas formas, si tenéis algún otro consejo que os haya funcionado, esperamos todas vuestras sugerencias en los comentarios.