Si, estás justo en ese momento en el que estrenas casa y quieres comprar electrodomésticos nuevos. O por el contrario crees que ha llegado el momento de renovar esa vieja lavadora o lavavajillas que empieza a dar problemas, ¿es así? Sea cual sea tu situación aquí vamos a aconsejarte distintos aspectos que debes tener en cuenta para que tu compra sea eficiente y te generen ahorro durante los años de vida útil.

Pero si quieres leer por adelantado la conclusión no dejes de consultar los electrodomésticos de la marca Indesit. 

La compra acertada: electrodomésticos eficientes

Para ahorrar con los electrodomésticos durante sus años de vida es muy aconsejable elegir electrodomésticos eficientes, esto es, electrodomésticos que gasten poca electricidad y/o agua.

Para que te hagas una idea, un electrodoméstico nuevo de máxima eficiencia energética puede consumir hasta 5 veces menos que otro más antiguo, o lo que es lo mismo, por cada uso del nuevo estarás ahorrando un 80% de energía respecto a otros modelos.

Y esto no es banal, pues dependiendo del electrodoméstico que sea y de tu tarifa eléctrica podríamos estar hablando de que en menos de 18 meses un modelo nuevo cubra la diferencia de precio respecto a otro más antiguo ¡y aún le quedan muchos más años para seguir funcionando y ahorrando!

La etiqueta energética o como medir la eficiencia

Pero esto de la eficiencia energética no es algo arbitrario. Cada fabricante está obligado (al menos en la Union Europea) a homologar el consumo de sus electrodomésticos conforme a unos estándares, y por ende a clasificarlos con un etiquetado que ayude a los usuarios a poder comprar los electrodomésticos entre diferentes fabricantes.

Esta etiqueta energética va por niveles, llendo desde el nivel D (los menos eficientes y que ya prácticamente no se fabrican) hasta los A+++ los más eficientes y más aconsejables para los grandes consumidores del hogar.

Por ejemplo, en el caso particular de un frigorifico estas son las diferencias de consumo según su etiqueta energética:

A+++: 135 kWh
A++: 199 kWh
A+: 264 kWh
A: 329 kWh
B: 448 kWh
C: 568 kWh
D: 664 kWh

Es decir, un A+++ puede llegar a consumir casi 5 veces menos que un D, lo que multiplicado por una tarifa eléctrica estándar (regulada) del mercado español podríamos estar hablando de un ahorro anual de hasta 70€. Interesante ¿verdad? Pues ahora te dejamos a ti hacer el siguiente cálculo: con un ahorro de 70€ al año, ¿qué diferencia de precio estarías dispuesto a pagar entre dos electrodomésticos de distinta etiqueta energética si esta funcionará durante los próximos 8 años? ¿10 años?

Si, efectivamente es muy rentable elegir un clase A+++.

Más consejos para ahorrar más en el hogar con electrodomésticos eficientes

Ya hemos visto cómo elegir electrodomésticos que nos ayuden a ahorrar y cuánto suponen a nivel económico, pero aún hay un factor más que influye de manera determinante en el grado de ahorro: la manera de usarlos.

Presta atención a los siguientes consejos si quieres lograr un auténtico ahorro:

  • La capacidad de tus electrodomésticos debe estar acorde a las necesidades de tu hogar. Por ejemplo, no tiene sentido que compres una lavadora de 8 kg de ropa si vives solo, pues el coste por kg de ropa lavada será más alto. De igual manera será mucho más recomendable que en ese caso uses un lavavajillas compacto de sobremesa que un lavavajillas a media carga, el cual tendrá un consumo mucho más alto.
  • Desenchufa siempre todos los electrodomésticos. Cualquier electrodoméstico, aún estado parado, consume energía, poco pero consume. Para ello elige una regleta que puedas colocar en un lugar accesible y desde la que puedas desconectar la alimentación eléctrica del electrodoméstico.
  • El mantenimiento y limpieza de los electrodomésticos tiene también un impacto alto en su consumo. Por ejemplo, si no limpias frecuentemente los filtros del aire acondicionado demandarás más potencia para que te llegue el frescor, esto es, más consumo.
  • En el caso de usos intensivos apuesta siempre por el mínimo consumo. Por ejemplo, una nevera o frigorífico funciona 24 horas, por lo que ahí va a merecer la pena con total seguridad. Lo mismo ocurre con bombillas e iluminaciones en espacios que van a necesitar que estas estén habitualmente encendidas.

¿Qué más conlleva el ahorro energético?

El ahorro energético no es solo una cuestión monetaria. Reducir al máximo el consumo eléctrico o de agua tiene su impacto medioambiental, y como no, aquí todos y cada uno de nosotros cuenta.

Y es que disponer de una casa ecológicamente eficiente dice mucho de ti: entrar en un hogar así transmite la imagen de que quien ahí vive se preocupa por él pero también por los demás. Y no sólo eso, es un excelente ejemplo para los niños, el futuro de este planeta.