En ocasiones cuando deseamos cambiar la cara de nuestro salón, pensamos en que tendremos que invertir una suma considerable de dinero; esto puede ser cierto en función de lo que tengamos pensado renovar o incorporar. Sin embargo, hay una forma de conseguir una imagen diferente gastando un mínimo de dinero, y la idea es “Comprar una alfombra de salón”.
Hoy en día, tienes infinidad de diseños, texturas, materiales y colores para hacerlo, solo tienes que tener en cuenta algunas consideraciones que te detallaremos a continuación para que lo tengas más fácil.

Tomar las medidas de la superficie sobre la cual colocaremos la alfombra
Si la alfombra será pegada, entonces deberás comprar un adhesivo específico
Ten en cuenta qué prefieres, si una carpeta que solo abarque una zona o una alfombra completa

En el caso de que la alfombra sea muy transitada, es conveniente que escojas tonos oscuros, de lo contrario tendrás que limpiarla con frecuencia, para que se vea siempre limpia
Una vez que elijas la alfombra que deseas comprar, habla con el vendedor para informarte acerca del mejor producto y método recomendado para su limpieza

Piensa en cómo combinar tu nueva alfombra, puedes hacerlo comprando una del mismo color que los cojines del sillón, o por ejemplo en combinación con las cortinas del salón.
No tengas miedo en comprar una alfombra de salón de colores vivos o poco usuales como el rojo o el negro, el primero activa y realza mucho la imagen, el segundo sin duda aporta elegancia y sobriedad.

Con respecto a los estampados, te sugiero que si tienes cortinas y sillones estampados, entonces te decantes por comprar una alfombra de salón lisa, ya que de otra manera, la estética del ambiente se verá muy recargada.

De igual forma si tienes todo liso y muebles clásicos o de líneas modernas, complementar el salón con una alfombra de diseño estampado, será un toque ideal para darle más vida.
Atrévete con nuevas combinaciones, estilos y formas, ¡Ya verás qué cambio consigues en tu salón!