Cuando el espacio es el que tenemos y no hay forma de ampliarlo, no hay otro modo, tenemos que recurrir a los infaltables de una sala pequeña, es entonces cuando jugando con las texturas, los objetos y colores podemos lograr une efecto visual más de más amplitud, pero claro para hacerlo hay que saber cómo, continúa leyendo, te lo contamos.

Cuando un mismo ambiente tiene que ser utilizado para diferentes actividades a lo largo del día, porque es el único que hay puede resultar un tanto agobiante, lo básico que tienes que tener es un sitio para comer, otro para descansar, uno para trabajar ocasionalmente o habitualmente o para tener internet. Así que hay que combinarlas de forma adecuada dentro de una misma estancia.

Lo ideal es tomar una cinta métrica y apuntar las medidas del piso o superficie disponible, una vez hecho ésto, puedes salir a comprar lo que necesitas para amoblarlo de forma más certera.

Lo que no puede faltar en una sala pequeña es:
Un sillón, (sofá cama idealmente)

Una mesa plegable o de las que se hacen más grandes

Sitios de almacenamiento; como no tienes espacio mejor que estén en lo alto, aprovecha para hacer armarios o falsos techos en los que poder guardar cosas
Por ejemplo una cama que a la vez puedas utilizarla de sofá es ideal y sien la parte inferior tiene sitio para almacenar cosas, mejor aún.