Tener un balcón ya es una suerte que no todo el mundo comparte. Por eso, hay que saber aprovechar cada rincón. Si tu balcón es pequeño podrías pensar que no puedes hacer una buena decoración y que es casi imposible sacarle el máximo provecho,

No obstante, estamos aquí para demostrarte que tu terraza pequeña es igual de válida para disfrutar de esos días de verano que una grande.

¡Todo en madera!

No hay un material más rústico que la madera y es que, inevitablemente, la relacionamos con un lugar cálido y acogedor. Crea esta maravillosa sensación con unos muebles en madera.

Te recomendamos un sofá para dos. No hace falta que sea demasiado caro o elaborado y puedes crearlo con unos palés y varios cojines cómodos. Puedes buscar también un balancín. Como está suspendido en el aire, puedes aprovechar el hueco de abajo. Este es un buen truco para balcones pequeños.

También puedes añadir una mesita de centro. Tendrás un espacio perfecto para salir a tomar algo, leer, pasar el rato charlando. Si cambias el sofá para dos por un escritorio con una silla, puedes incluso trabajar. El límite es tu imaginación.

Si compartes la pared con un vecino, la madera puede ser tu mejor aliada si decides revestir con ella una pared. Esto te dará una mayor privacidad. Una pared forrada perfecta para colocar unas macetas o, simplemente darle un toque único con mucha personalidad.

Jardín botánico

No hay mayor sueño o fantasía que tener un jardín botánico en nuestra terraza, ¡pues déjanos decirte que no es tan descabellado! No solo puedes instalar un jardín vertical. También podrás aprovechar la barandilla para colocar tus macetas o dejar que una enredadera crezca libre a través de los barrotes.

Estas plantas no solo darán un toque estético único, sino que hará de tu terraza un lugar muy fresco y perfecto en el que estar en verano. Por eso, te recomendamos que dejes que la naturaleza bañe tu terraza y le des una oportunidad a esas plantas y flores de exterior que siempre has querido.

Reserva una zona del suelo para colocar un poco de césped artificial y unas piedras blancas. Después, en unas jardineras y macetas en el suelo darán el toque que busques, ¡puedes incluso destinarlo a huerto urbano!

Aunque si lo que prefieres es, simplemente, destinar una parte al jardín pero que no ocupe toda la terraza.

Estilo minimalista

¿Alguna vez has escuchado la expresión de que menos es más? Déjanos decirte que, en el caso de las terrazas pequeñas, puede ser la mejor solución. Puedes apostar por los muebles indispensables, como dos sillas y una mesa de centro y aprovechar el resto del espacio cuando queramos salir a relajarnos.

El minimalismo, además, aboga por el menor consumo de materiales, por lo que podemos incluir elementos reciclados, como lo que comentábamos del sofá hecho de palés. Puedes usar colchonetas o cojines usados para preparar un rincón muy cómodo en el que poder relajarte y ganar un asiento privado en tu mirador particular.

Si no tienes espacio más que para un mueble, lo mejor que puedes hacer es optar por una butaca cómoda en la que sentarte y poder leer a la sombra o al fresco. Si no tienes sombra y quieres crearla, puedes aprovechar una sombrilla de playa, que no te ocupará mucho y, de nuevo, será reutilizar materiales.

Con un espacio para sentarte, unas plantas que ayuden a refrescar y una sombrilla para que, salgas a la hora que salgas, tengas tu lugar a la sombra es más que suficiente.

Huerto urbano

¿Te imaginas poder comer verduras frescas cultivadas por ti mismo en plena ciudad? Pues este es un lujo que todos los que tienen terraza pueden permitirse. Ya sabes que somos lo que comemos y vivir en la ciudad no puede ser excusa para quedarnos en lo cómodo, fácil y, sobre todo, rápido.

Aquí, es donde entra nuestro huerto urbano con la intención de producir alimentos frescos, de calidad y que ayudarán a una dieta más natural.

Ten en cuenta los siguientes consejos para empezar con la creación de tu huerto urbano.

En primer lugar, necesitan luz, encontrar un espacio con la mayor y continua exposición al sol será la clave. Para las hortalizas, mínimo debería de ser entre 5 y 6 horas de sol directas al día. Analiza tu balcón y determina si está a pleno sol, en sombra parcial o sombra:

  • Para los lugares a pleno sol puedes plantar fresa, judía, pepino, tomate, perejil, ajos o cebollas.
  • Para los lugares que gozan de la sombra parcial, te recomendamos los guisantes, los puerros, las patatas, las habas o las berenjenas.
  • Finalmente, si tu huerto se encuentra a la sombra, puedes optar por acelgas, apio, col, lechugas, coliflor o espinacas.

Otro consejo es que la orientación importa mucho. Para España, lo ideal es Suroeste o Sur para la mayoría de las hortalizas y, para verduras de hoja (lechuga, berro, rúcula, aromáticas, etc) con tres o cuatro horas al día de sol van bien.

Necesitarás también situar nuestro huerto urbano cerca de una toma de agua. Si no vas a estar durante algunos días en casa, no olvides que la mejor opción es un sistema de goteo. Si no tienes una toma de agua cerca, lo mejor será optar por el riego tradicional: Con una regadera y un sistema de goteo casero.

Estilo industrial: de la urbe a tu balcón

Si quieres optar por una decoración para terrazas pequeñas única, siempre puedes acudir al estilo industrial.

Ese toque de urbe en plena ciudad casará muy bien y será perfecto si te gusta el estilo del metal. Precisamente ese será uno de los materiales principales, ya sea en los muebles, como mesas de centro o sillas. Tendrás la ventaja de que será muy duradero, resistente y perfecto para que, sea la estación que sea, poder estar tranquilos respecto a su cuidado.

Los colores neutros, la madera y las plantas pueden ser elementos perfectos que combinan con el estilo urbanístico.

Con estos consejos, esperamos que comiences con la decoración del balcón y empieces a buscar tu propio estilo. No olvides que, si tienes una terraza, puedes tener un tesoro hoy en día.